Definiendo la Comunicación Multimedia

by on 28 enero, 2010
Entorno Multimedia

Fuente: Wikimedia Commons

El recorrido etimológico por los elementos que conforman la denominación de multimedia nos permite desplegar una primera aproximación al concepto de la Comunicación multimedia, indicando que se trata de un proceso que, motivado por una idea y guiado por una acción comunicativa intencionada, da forma a un producto nuevo (con utilidad y valor) que combina e integra elementos de forma multimodal.

La Comunicación Multimedia se enmarca en esa línea de construcción de textos, de creación de mundos posibles, de recreación de ficciones. En palabras de Sainz Sánchez (2002) los productos multimedia “fabrican realidad”

Podemos señalar las siguientes características como distintivas de la Comunicación multimedia:

  • Posee una esencial dimensión práctica.
  • Se fundamenta en la construcción de un modelo de negocio extremadamente dinámico, con una gran actividad, con una profunda adaptabilidad al cambio, y que responde a una demanda exigente en la variedad de productos.
  • En este sentido, posee una estrecha relación con la Tecnología. El desarrollo tecnológico infiere profundas transformaciones a los sistemas de producción multimedia y, en consecuencia, a las formas de contar, a los modelos narrativos, y a las estructuras y técnicas de realización de información ciberperiodística.
  • Se desarrolla con lógicas de optimización comercial/industrial. Trabaja sobre recursos finitos y, en consecuencia, debe ajustarse a criterios de rentabilidad, productividad, eficacia, y retorno de inversión.
  • Es una actividad humana colectiva basada en la colaboración dentro de estructuras fuertemente organizadas, y con una precisa división del trabajo.
  • Es un proceso polietápico en el que cada fase marca un hito de definición del producto.
  • Está inserto dentro del marco global de las industrias culturales, por lo que posee, además de su valor comunicacional, una dimensión artística relevante.
  • Sus resultados, lo productos ciberperiodísticos, se configuran como discursos, como obras finitas y completas, como textos, en definitiva.

Los postulados de la Comunicación Multimedia, sus principios científicos y sus argumentos técnicos y profesionales, son deudores del conjunto de expresiones que se han ido sedimentando a partir del desarrollo disciplinar de muchas áreas del saber, pero especialmente, y como es de rigor en nuestra aproximación, de las Ciencias de la Información y la Comunicación.

Frente a otras disciplinas, uno de los aspectos que más se significa en este campo, es la actualización permanente del objeto de estudio, su dimensión evolutiva. Desde sus recientes orígenes, sus fronteras disciplinares, académicas y científicas se han ido desplazando a medida que el propio progreso de la actividad profesional lo hacía, lo que ha motivado que, tanto en lo que se refiere a los “modelos” como a las “prácticas” sea complejo trazar líneas definidas para organizar los estudios llevados a cabo. Por otra parte, dado el fuerte componente práctico que se ha otorgado hasta ahora a la disciplina, encontramos mayor fecundidad en la literatura de tipo procedimental y práctica, que en lo referente a la construcción de su corpus teórico y científico. En definitiva, se podría aplicar el aserto divulgado de que se ha dedicado más esfuerzo a hacer “ciencia” y a hacer “profesión” que al estudio de las fórmulas, leyes y principios que rigen ese saber “científico”.

Trackbacks & Pings