Off

Data Driven Journalism

by on 4 enero, 2012
Data Driven Journalism

Data Driven Journalism

Enraizado en la tradición del Periodismo de precisión (Philip Meyer) y del Computer-assisted reporting, el Data Driven Journalism o Periodismo de Datos intenta observar la realidad social con agudeza, con la sagacidad inquisitiva y abstracta de lo incontingente. Percibe lo insospechado de los acontecimientos y, una vez descubiertos, formulará las hipótesis que los expliquen, para volver de nuevo a la realidad de los hechos y fenómenos sociales qué, a través de las técnicas adecuadas pongan a prueba esas teorías. Resulta singular que de un cruce entre las palabras “precisión” y “exactitud” resultase el término, hoy desusado y desautorizado, “precitud”, sinónimo o semejante de este último y que aparece datado a finales de ese mismo siglo. Singular palabra que, por otra parte, no podría, de ser activa en el uso y el reconocimiento, sino reflejar de forma cabal las intenciones y costumbres de esta práctica informativa: la actividad periodística desde el asenso entre precisión y exactitud.
El Data Driven Journalism se enmarca en esa línea de recuperación ciudadana de los medios que, en palabras de José Luis Dader, establece caminos habilitados por “la propia sensibilidad e iniciativa de los profesionales de los medios en beneficio de cauces más abiertos y comprensivos para la colaboración y el acceso de la ciudadanía a la elaboración de mensajes, esforzándose además por ofrecer nuevos contenidos informativos de servicio y utilidad popular no restringidos al gusto o intereses de unas élites político-institucionales”. (Dader, 1997, p. 46)

Se arroga, como objetivo, una función social preventiva; como la medicina que trata de anticipar las situaciones antes de que se produzcan, sobre el seguimiento evolutivo y asintomático de los órganos, evalúa, y examina para predecir los acontecimientos futuros antes de que estas se den de forma efectiva.

Sin lugar a dudas, la vertiginosa evolución de las Tecnologías de la Información y la Comunicación, y especialmente de los medios sociales, y la creciente demanda ciudadana de una ampliación de las esferas de acceso a la información pública, ha generado un proceso de apertura y creación de una cultura open en numerosas instituciones y organizaciones. Y este proceso, está poniendo en manos de los ciudadanos, pero especialmente de la nueva generación de comunicadores, un instrumental insospechado para el ejercicio informativo y de construcción de conocimiento de lo que sucede, pero también de intervención en la esfera pública. En definitiva, una nueva forma de gestionar la información que se nutre de las características propias de una “Comunicación de precisión”. En esta, el foco se centra en el análisis de los fenómenos y las tendencias que estos apuntan, que son estudiados de forma rigurosa mediante la aplicación de recogida de datos cuantitativos y análisis socioestadístico lo que ofrece resultados informativos objetivos y transparentes.

Esta forma de aproximación permite eludir la naturaleza seductoramente sensacionalista de los acontecimientos y de los datos aislados para centrarse en la esencia profunda de los modelos, de las pautas y patrones que están detrás de secuencias completas, lo que ofrece a esta práctica informativa un valor menos perecedero independientemente de la contingencia o no de sus resultados y de la oportunidad contextual de los mismos. En la medida en que esta concepción estratégica de la indagación periodística sobre datos formales puede aplicarse por igual a la detección e interpretación de grandes tendencias sociales, como a la investigación de circunstancias específicas del comportamiento individual de personas relevantes o a las trayectorias observables en el funcionamiento de grupos específicos o instituciones, todo este potencial metodológico puede ser también puesto al servicio del periodismo de investigación.

Por otra parte, los sistemas de visualización actualmente disponibles facilitan que la presentación de estas informaciones pueda resultar sumamente interesante, tanto en los aspectos formales y estéticos, como en las posibilidades de interactuar activamente con objetos interactivos que permiten al usuario explorar dinámicamente estructuras de información altamente complejas adaptando el proceso de lectura y recuperación de información a su propia secuencia de intereses o asimilación de la información.

Comments are closed.